El primer año en Leyes

Vida de un estudiante (The Paper Chase, 1973) de James Bridges y basada en la novela de John Jay Osborn Jr.(1) es una suculenta película (2) que nos detalla el paso de James T. Hart (Timothy Bottoms) como alumno de primer año de Harvard Law School.

La cinta, nos presenta los tres planos en los que se desarrolla a un alumno brillante dentro de de la Escuela de Leyes. Bridges no desliga al alumno brillante, incisivo y esforzado del hombre y lo entiende desde su edad e impericia en el competitivo mundo de una de las escuelas de leyes más importante de los Estados Unidos. Nos permite intuir también que este cosmos sólo es un adelanto de lo que vendrá después. De esta forma vemos en primer lugar, la relación de Hart con el profesor del curso de Contratos, Charles W. Kingsfield Jr. (John Houseman) el verdadero imán del guión. Por otro lado, lo vemos interactuar dentro del heterogéneo grupo de estudio formado, además de por el propio Hart, por Franklin Ford (Graham Beckel), Kevin Brooks (James Naughton), Thomas Craig Anderson (Edward Herrmann), O´Connor (Robert Lyoliard) y Willis Bell (Craig Richard Nelson). Finalmente, se narra la relación de Hart con la propia hija del profesor Kingsfield, la magnífica Susan (Lindsay Wagner).

La figura más interesante de la entrega es sin duda la del profesor de Contratos caracterizado por un enorme John Houseman en lo que fue su primera aparición en el cine, actuación que le valió un Oscar por mejor actor de reparto. El viejo y severo Kingsfield es, a pesar de sus años, una leyenda viviente de la Facultad y como en una saga escandinava en los pasillos, cafetería y biblioteca se suelen escuchar historias acerca de la forma de cómo humilló a tal o cual alumno en clase. El propio Hart comprobará en sus carnes la certeza de esta leyenda. Kingsfield imparte sus conocimientos a partir de lo que él denomina el método socrático. Manteniéndose alejado de la figura del catedrático tradicional donde se sermonea a los alumnos que recogen pasivamente las enseñanzas impartidas por la cátedra. El profesor Kingsfield, entra en calor pronto y advierte claramente a sus pupilos al inicio del ejercicio, que para ellos el estudio del Derecho es algo nuevo y desconocido (…), a diferencia de sus métodos de enseñanza en el pasado aquí usamos el método socrático. Yo les llamo, les hago una pregunta y ustedes contestan. A partir de mis preguntas aprenderán a enseñarse a sí mismos. (…) A veces creerán que encontraron la respuesta correcta, les aseguro que es una idea delirante de su parte, jamás encontrarán la respuesta correcta absoluta y final. El objetivo declarado es entrenar las mentes pues llegan con un cráneo lleno de papilla y se marchan pensando como abogados.

Pero Kingsfield no exige a sus alumnos un esfuerzo insustancial, intrascendente, como memorizar los materiales de clase. Además, pedirá una profunda y completa capacidad de análisis, de allí que menosprecie el esfuerzo de aquellos que sólo se limiten a repetir los hechos de los casos estudiados como si fueran una fotocopiadora: una memoria fotográfica no sirve absolutamente de nada, sin la habilidad de analizar la gran cantidad de información que se tiene entre las orejas. Bridges no escatima en mostrarnos cómo es que aun cuando todos los alumnos parten con las mismas herramientas él éxito universitario sólo está reservado para unos pocos, aquellos que internalizan el esfuerzo diario con una innegable capacidad.

Es curiosa la interpretación que hace Hart de los tres partidos en que se suelen dividir los salones de clase: una facción son los estudiantes que se sientan atrás del todo renunciando a preparar los casos. El segundo grupo, son los que no levantan la mano, pero lo intentan si los llaman. Viviendo en un estado de miedo constante. El nivel más alto. Los voluntarios. Levantan la mano en clase, salen a la palestra. No creo que sean más inteligentes que los demás, pero son valientes y serán reconocidos al final. Los profesores sabrán sus nombres y obtendrán mejores notas. Los que hemos pasado por una escuela de leyes sabemos que los profesores severos y exigentes como el profesor Kingsfield siempre dividen a la clase en dos: los que lo odian, como Kevin, y quienes lo admiran como Hart. Todo dependerá del nivel de responsabilidad con que cada uno enfrente el dictado de la clase.

Esta división también tiene un correlato en el grupo cerrado de estudio donde participa Hart. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en clase donde estas diferencias importan poco, en el grupo generarán una serie de tensiones con un resultado, al menos en este caso, cruento: casi al final del curso dos de los miembros (O´Connor y Bell) deciden abandonar el grupo por discrepancias con los demás miembros y otro deja incluso la universidad al no soportar el rigor de los estudios. El enfrentamiento entre los compañeros es común en un ambiente en donde precisamente se intenta desarrollar la competitividad y donde no es raro que los alumnos con mayores capacidades desprecien intelectualmente a sus compañeros con menores habilidades. En el primer año de estudios todos nos amábamos porque estudiábamos leyes y la ley es algo noble, pero en el tercer año, uno tenía suerte si no lo asesinaban mientras dormía, esa es la naturaleza de la profesión, nos dirá Rudy Baylor en Legítima defensa (The Rainmaker de Francis Ford Coppola, 1997).

Pero la tirantez no se limita únicamente a las sociedades entre los compañeros de clase, también la relación con un profesor exigente que tensa constantemente a sus alumnos no está libre de asperezas. !Es usted un hijo de puta¡ Kingsfield, le gritará Hart a su sarcástico profesor en medio de una clase atónita, algo que la mayoría de sus compañeros hubiera hecho de buen grado si se hubieran atrevido. Es lo más inteligente que ha dicho el día de hoy, tome asiento. Le responderá, sin que se le mueva un músculo. Hay algunos límites que sólo pueden cruzar los iniciados.


(1) Jay Osborn, Jr. volcó sus experiencias en la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard en una de las novelas más famosas sobre el mundo estudiantil. Después de graduarse, Osborn, trabajó en la Corte de Apelaciones del Tercer Circuito, en una consejería jurídica en New York y enseñó en las facultades de derecho de la Universidad de Miami, Universidad de Berkeley California y en Benjamin N. Cardozo School of Law. Su novela, Los asociados, fue convertida en una serie producida por ABC-TV.

(2) Esta película inspiró una popular serie de televisión que se conoció en el Perú como Alma Mater cuyas cuatro temporadas se filmaron entre 1978 y 1986. La primera temporada (The Paper Chase: The First Year) se filmó entre 1978 y 1979, la segunda (The Paper Chase: The Second Year) entre 1983 y 1984, la tercera (The Paper Chase: The Third Year) en 1985 y la cuarta (The Paper Chase: The Graduation Year) en 1986.

Ficha: Vida de un estudiante (The Paper Chase, 1973), 113 minutos, Twentieth Century-Fox y Thompson Films, Director: James Bridges, Guión: James Bridges (guión) y John Jay Osborn Jr. (novela), Música: John Williams, Fotografía: Gordon Willis, Reparto: James Naughton, John Houseman, Timothy Bottoms, Edward Herrmann, Lindsay Wagner, Graham Beckel, Craig Richard Nelson, Robert Lyoliard.

7 comentarios

Archivado bajo Derecho Civil, Destreza legal, Enseñanza del Derecho

7 Respuestas a “El primer año en Leyes

  1. Rafael Fernando López Abad

    Señores:
    Alguno de ustedes sabe donde puedo conseguir la serie completa y las películas en español?

    Espero sus respuestas, Gracias

    Rafael

    • florentino

      Rafael conseguiste las series en español..
      por constestar.
      quisiera ver esta series
      por favor contestar u otra persona si sabe algo sobre
      la serie ALMA MATER
      MUCHO AGRADECERE A QUIEN ME AYUDE ATENTAMENTE
      FLORENTINO

  2. Antonio

    Rafael,
    En el Perú es relativamente sencillo conseguir la película en español, no se de donde me escribes. En Amazon la puedes comprar con subtítulos en español. Con relación a la serie es muy complicado conseguirla de hecho es casi imposible encontrar las dos últimas temporadas. Las dos primeras están a la venta también en Amazon lamentablemente sólo en inglés.

  3. karol

    me gustaria poder contactarme con alguno de los dos dueños de este blog por mail o msn ¿es eso posible?

  4. Julian Arangüena

    Amigo, excelente artículo, quisiera confirmar si en un episodio Kingsfield le encargó a sus alumnos leerse un libro entero DE UN DIA PARA OTRO, y además redactar un resumen del mismo. Me gustaría contrastar ese episodio con la realidad actual, en la que los estudiantes se quejan cuando se les exige “demasiado”.

  5. Pedro Mercado

    Habiendo pasado el tiempo, saben ustedes si ya se consigue Paper chase season one and two con subtitulos en español? en amazon aparece una pelicula pero no las series con subtitulos; sin embargo en Colombia se presento las serie por tv, doblada al español. si saben mi direccion es : p_mercado@yahoo.com
    Gracias
    Pedro

  6. liliana de vega

    Hola a través de un correo me ofrecieron vender desde Argentina las tres series pero tuve temor pues el costo era elevado alguien me puede decir donde puedo adquirir las tres temporadas subtituladas? vivo en Perú- Lima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s