La instrumentalización de la justicia: Senderos de Gloria

Senderos de gloria (Paths of Glory, 1957) de Stanley Kubrik es una denuncia al militarismo, la instrumentalización del patriotismo y los excesos que se cometen en tiempo de guerra.(1) La cinta relata un hecho real ocurrido durante la Primera Guerra Mundial: la lucha por el fuerte Douaumont durante la Batalla de Verdún. Como consecuencia de un ataque fallido el general francés Deletoile hizo fusilar a cinco hombres de Regimiento 63 acusados de cobardía como castigo ejemplar para sus tropas. Casi dos décadas después de este hecho, otro tribunal francés absolvió a dos de los soldados ejecutados y otorgó a las viudas una compensación simbólica de un franco. Con esta historia el escritor canadiense Humphrey Cobb escribió una novela corta a la que tituló Paths of Glory inspirandose en un poema de Thomas Gray (1716-1771)(2). Esta novela pasó casi desapercibida y estaría ya olvidada si no fuera porque en 1955 su viuda vendió sus derechos a Stanley Kubrik.

Dentro de la violencia que caracteriza la filmografía de Kubrik – Dr. Strangelove (How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb, 1964), 2001: Una odisea del espacio (2001: A Space Odyssey, 1968), La naranja mecánica (A Clockwork Orange, 1971) y Nacido para matar (Full Metal Jacket, 1987)-, no es de extrañar que la Primera Guerra Mundial haya sido abordada en una de sus primeras películas. Pocos acontecimientos fueron tan terribles para el género humano como la confrontación que sacudió Europa entre 1914 y 1918 con una secuela de muerte y destrucción sin precedentes hasta ese momento. La exacerbación del patriotismo y de los sentimientos nacionalistas, como factores ideológicos, sirvieron de cobertura para la primera gran matanza del siglo XX.(3) Como en todas las guerras, hay muchas cosas prescindibles, pero la más prescindible de todas es la vida de los soldados. La Primera Guerra Mundial es tal vez el ejemplo más claro no sólo del carácter accesorio de los combatientes, sino incluso de la inutilidad de sus muertes en función de objetivos estratégicos, donde un tímido avance de apenas unos metros se saldaba con miles de muertos (4).

Durante la cinta nunca veremos al ejército alemán, su presencia se mantiene latente e intimidante al otro lado de la trinchera, el drama se desarrolla unicamente en el campo francés. Kubrik elimina la posibilidad de presentar una imagen dualista como una justificación para el sacrificio inútil de los soldados. El ambicioso general Mireau (George Macready) ordena la captura de la Colina de las Hormigas que se encuentra en manos alemanas sólo por intereses políticos, y lo hará sin importarle que el ataque, en el mejor de los casos significará la perdida de las dos terceras partes de las tropas que participarán en el asalto. El intento de captura termina en un fracaso en toda línea. El general Mireau humillado por el fracaso, considera que no se ha logrado el objetivo por el escaso valor de su ejército en combate y como medida correctiva para disciplinar a su ejército por su falta de heroísmo dispone que cada comandante elija a un soldado de cada compañía para ser juzgado por insubordinación, mecanismo de disciplina militar de origen romano, el diezmo de las tropas (decimatio) aunque era extraño en el ejército francés de la época.

La cinta revelará las diferencias entre la justicia civil y el código militar, discrepancias que han sido expuestas por Hollywood posteriormente en las películas, Cuestión de honor (A Few Good Men, 1992) de Rob Reiner y En defensa del honor (Hart´s War, 2002) de Gregory Hoblit, ambas sin el nivel de denuncia de la entrega de Kubrik. La parodia de la justicia mostrada por el Consejo de Guerra, no diferiría mucho de cualquier juicio militar en tiempo de guerra, si tenemos en cuenta que en tiempo de paz los tribunales militares tampoco se caracterizan por el respeto al debido proceso y la búsqueda de la verdad, el caso Dreyfus es un buen ejemplo de ello. La defensa de los soldados encausados ante el Consejo de Guerra estará a cargo del coronel Dax (Kirk Douglas), brillante abogado criminalista en la vida civil. Sin embargo, en el Consejo no se le permite desplegar todas sus capacidades profesionales, las que se ponen en evidencia cuando enfrenta a sus superiores. El Consejo le recordará al defensor que su actuación está limitada, pues puede exponer el caso teniendo en cuenta que una cosa es la amplitud de miras y otra la insubordinación. Se prescinde de todo el ropaje que asegura la limpieza del juicio y la imposición de la verdad: testigos, actas, informes y documentos. Aun cuando se evidencia la debilidad de los argumentos de la acusación esta prevalecerá porque están en juego conceptos como la lealtad, el honor y la disciplina en combate, por ello no interesa que el general Mireau ordenara durante la batalla que su artillería bombardeara a sus propios hombres. Los límites del proceso están dados y la verdad no podrá implicar a los superiores, ello en todo caso será materia de otra investigación.

https://i0.wp.com/farm1.static.flickr.com/65/155516164_65e5c8d644.jpg

En este contexto el Consejo de Guerra y la ejecución de los tres soldados con fines ejemplarizantes constituye una muestra de violencia impuesta por una disciplina y por el mantenimiento de una cohesión cuyo objetivo es conseguir la anulación del propio espíritu de supervivencia de los soldados. Como apuntó Durkheim en alguna oportunidad, el heroísmo es una variante del suicidio y sólo cuando se llega a situaciones de enajenación colectiva como las que se le dan en el campo de batalla puede un grupo humano, y no una individualidad, responder a semejante patrón de comportamiento autodestructivo. De esta forma la justicia militar es un mecanismo más para contrarrestar la tendencia natural de los soldados a no convertirse en héroes, pues esta actitud es tan contraria a la propia supervivencia como la posible inmolación derivada del acto heroico.(5)


(1) WEINRICHTER, Antonio. Senderos de Gloria. En: Nosferatu, Revista de cine. No 32. 1989. San Sebastián. Pp. 78.

(2) The boat of heraldry, the pomp of pow´r, and all that beauty, all that wealth e´er gave,/ Awaits alike th´inevitable hour. The paths of glory lead but to the grave. // El alarde de la heráldica, la pompa del poder y todo el esplendor, toda la abundancia que da,/ Espera igual que lo hace la hora inevitable. Los senderos de gloria no conducen sino a la tumba.

(3) FORNER MUÑOZ, Salvador. La Primera Guerra Mundial según la visión de Stanley Kubrik en Senderos de gloria. En: Historia y cine. AA.VV. José UROZ (Ed.). Alicante: Publicaciones de la Universidad de Alicante, 1999. Pág. 29.

(4) Como ejemplo de esta carnicería podemos citar la Batalla del Marne donde se contabilizaron 263,000 muertos, la Batalla de Verdún con 262,000; la Batalla de Somme con más de 310,000; y, la Batalla de los Dardanelos con 131,000.

(5) FORNER MUÑOZ, Salvador. Op. Cit. Pág. 20-21.

Ficha: Senderos de gloria (Paths of Glory, 1957), USA, 86 minutos, MGM, Director: Stanley Kubrick, Guión: Stanley Kubrick, Calder Willingham, Jim Thompson (Novela: Humphrey Cobb), Música: Gerald Fried, Fotografía: Georg Krause (B&W), Reparto: Kirk Douglas, Ralph Meeker, Adolphe Menjou, George MacReady, Wayne Morris, Richard Anderson, Joseph Turkel, Timothy Carey, Peter Capell, Susanne Christian, Bert Freed, Emile Meyer.

8 comentarios

Archivado bajo Debido Proceso, Derecho Penal, Derechos Fundamentales, Francia, Jurisprudencia, Pena de muerte, Proceso Judicial, Proceso Militar

8 Respuestas a “La instrumentalización de la justicia: Senderos de Gloria

  1. Pingback: Blawg review: Cine y derecho [cineyderecho.wordpress.com] « Bibliolex

  2. Que estupidez haber peleado entre hermanos. Creo que en aquel entonces, los de la “marca del Friuli” estaban aliados con los Yankees y los Británicos. Como siempre, los Germanos solos contra el mundo. Luego se dieron cuenta de que no podían solos y tentaron a la nueva República italiana para formar el eje…
    The Ant Hill no era Mount Pleasant…

    Soldati di ferro, offiziale di merda… decía la nonna!

    Best regards

  3. Pingback: senderos de gloria, 1ª guerra mundial « Carla206's Blog

  4. Pingback: SENDEROS DE GLORIA (1957). Paths of Glory. « nOee

  5. Pingback: SENDEROS DE GLORIA (1957). Paths of Glory. « Ivanvieitez's Blog

  6. Pingback: Senderos de gloria (1957) « PaulaaGiL's Blog

  7. Pingback: Senderos de gloria, 1ª guerra mundial « Sabela Astray

  8. Pingback: Senderos de gloria, 1ª guerra mundial « yinG yanG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s